Relaciones in-humanas

Con las legañas aún haciendo sus funciones de pegamento de unión entre los párpados, una leve brisa acaricia mi rostro.Otra vez ese olor, funciona con electricidad, pero huele a tubo de escape. Es el olor que desprende la boca de la entrada del metro. Un lugar frío y oscuro. Un lugar, a pesar de todo, lleno de vitalidad.Gente con prisa, a los que las legañas se les han pegado más que a mí, y llegan tarde al trabajo; señoras de pro que viajan para lucir sus chaquetones de pieles de animales muertos, qué asco!; jubilados que no tienen otro plan mejor que montarse en el metro para quizás ir a posarse en una barandilla a observar el progreso de alguna obra.En definitiva, el metro es un lugar donde hay mucha gente. Pero, a pesar del colosal gentío, apenas hay conversaciones.Ya estoy sentado. A mi izquierda un hueco vacío. Frente  a mí, un chico con un libro, parece que tiene problemas para concentrarse.A su lado, una joven con apuntes en la mano y los cascos escuchando música, parece que va a la universidad.A mi derecha, el otro grupo de cuatro asientos, tres mujeres y un chaval, todas de diferentes edades pero con un denominador común, el móvil en la mano. De repente, alzo la vista y me doy cuenta de que el 90% de la gente (me gusta inventarme porcentajes), observa el móvil y tiene conversaciones virtuales en vez de hablar del tiempo, por ejemplo, con la persona que tiene en frente y que no conoce de nada. Parece una plaga.La gente se baja del metro, parece que llegamos a la última parada y la letra cada vez se me tuerce más. Sí, soy el único del metro que va escribiendo sobre papel, pensarán que soy un loco.. quizás por eso el asiento de mi izquierda estaba vacío. 

Sobre Figueras Joan

Economista y empresario. Nací en 1957 en Barcelona. En 2015 decido dar la vuelta al mundo en una autocaravana y desarrollo este proyecto montando una productora para contar mis experiencias durante los 7 años que durará este viaje. Me gusta mucho viajar, leer, escribir, la música, el cine, la naturaleza, el arte, el buen comer... en fin, todo lo bueno que te puede dar la vida... y de paso ayudar a los demás si las cosas salen bien. Casi siempre estoy de buen humor y positivo.
Translate »