La Responsabilidad

Estoy en Galicia, en las Rías Baixas, tocando a Portugal, y creo que su “saudade” me está afectando. Debe ser cosa del lugar y el tiempo que hace, muy bueno por cierto para ser marzo, aunque los del lugar me dicen que diga que hace malo, que si no se llenará de turistas… y hay que mantener la fama de una Galicia lluviosa y fría.

Si observas la imagen que he puesto al empezar verás que es Atlas, un titán, sosteniendo el mundo a sus espaldas. Así me he sentido yo muchas veces sin ser un titán…   y eso cansa una barbaridad y provoca muchos problemas musculares en las susodichas. Y no lo digo en coña… Los fisioterapeutas, masajistas, etc., etc., se están multiplicando como setas… Y no porque todos hagamos mucho deporte, que eso estaría muy bien, sino por la tensión nerviosa que acumulamos día tras día en esa parte, entre otras.

Supongo que algunos nunca se han sentido responsables de nada y han sido felices como las perdices… (La verdad es que este refrán lo encuentro de lo más estúpido… ¿desde cuando está demostrado que las perdices sean felices?) , pero, en mi opinión, la mayor parte de las personas se sienten responsables de muchos temas y ello conlleva tensión. La tensión de cumplir con las expectativas que él mismo y los demás le han impuesto.

La RAE define Responsabilidad, entre otras acepciones, como “Cargo u obligación moral que resulta para alguien del posible yerro en cosa o asunto determinado” Entiéndase yerro como no acertar o equivocarse… que no es lo mismo que hierro, metal, aunque suene lo mismo.

Ahora vemos que dice otra vez la RAE de “Cargo”. “Obligación de hacer o cumplir algo”, “Carga (de peso)”

De mi cosecha, yo creo que ser responsable para la mayoría de la gente significa ser “bueno”, que piensas y haces las cosas con reflexión y acierto, que prevés, te preocupas, que no cometes delitos ni actos que vayan contra la ley o la moral, etc., etc. O sea… que eres prácticamente un santo, un adivino… Dios prácticamente.

Resumiendo… Ser responsable es un “coñazo”, con perdón.   Te obliga, te carga y los demás te exigen… y eso a ¿cambio de qué? Porque ni pagado ni agradecido en la mayoría de los casos… Y es aquí donde va mi reflexión y consejo.

No cargues en tus espaldas los problemas de los demás y del mundo. Ni te exijas más de lo que es razonable. Examina tus responsabilidades con mucha atención y descarga de la alforja las que no te tocan… que seguro son la mayoría.   Tendrás una vida más agradable, sin dolor de espalda y que los demás se apañen cada uno con lo suyo. Y eso no es ser egoísta… es que cada palo aguante su vela… que algunos “pájaros” son como el cuco (El pájaro Cuculus canorus) que pone los huevos en el nido de los demás para que alimenten a sus crías… y por ahí no paso.

Sobre Figueras Joan

Economista y empresario. Nací en 1957 en Barcelona. En 2015 decido dar la vuelta al mundo en una autocaravana y desarrollo este proyecto montando una productora para contar mis experiencias durante los 7 años que durará este viaje. Me gusta mucho viajar, leer, escribir, la música, el cine, la naturaleza, el arte, el buen comer... en fin, todo lo bueno que te puede dar la vida... y de paso ayudar a los demás si las cosas salen bien. Casi siempre estoy de buen humor y positivo.

échale un vistazo a...

HOMBRES BUENOS de Arturo Perez Reverte

Acabo de leer el libro Hombres buenos de Arturo Pérez Reverte.  Tengo que decir que …

Translate »