Budapest y Spiderman

Estoy en Budapest.  Si te preguntas porque estoy aquí, la historia es un poco larga y no es el motivo de este post.  De todas maneras y para satisfacer tu curiosidad tiene que ver con la burbuja inmobiliaria y la crisis de principios del 2000 que asoló a toda Europa… no solo a España. Un día ya te contaré en detalle esta aventura.  Tiene su gracia y su moraleja.

En esta ocasión he venido a solventar algunos asuntos y como puedes entrever no es la primera vez que vengo.  Hubiera podido resolver dichos asuntos por teléfono o con algunos emails, pero me apetecía darme una vuelta y saludar a algunos amigos que tengo aquí.

Budapest es una bonita ciudad y que merece estar entre las primeras de Europa por su belleza y por ser también una ciudad cosmopolita y muy agradable.  Está considerada una de las mejores ciudades para vivir en Europa y con más de 2 millones de habitantes ya es una ciudad importante a todos los niveles.

Por primera vez y por casualidad me he alojado en el lado de Buda.  Por si no lo sabes, Budapest tiene dos zonas bien diferenciadas, la de Buda y la de Pest, separadas por el Danubio, de ahí su nombre.  Elemental mi querido Watson.

La de Buda es la parte antigua e histórica y la de Pest la que nació con el sigo XIX aprox. y donde están la mayoría de hoteles y servicios de la ciudad.  La zona de Buda es bastante aburrida para una persona acostumbrada al bullicio y ya me tienes a mí este fin de semana sin ganas de salir a la calle y sin muchas cosas que hacer.  El apartamento no tenía Internet… (no sabes lo colgado que estás hasta que te quedas sin conexión…)

Toda esta introducción para llegar a donde quería, los canales de TV vía satélite. Quería ver las noticias de TVE, lo cual fue imposible, y me dediqué a recorrer los 1.300 canales que se sintonizan en el apartamento en el que estaba.  Hay que ser claramente masoquista, pero la curiosidad y el asombro después me fueron llevando canal tras canal.

Lo primero que me llamó poderosamente la atención es que casi el 60 % de los canales son cadenas musulmanas y muchas de ellas de contenido claramente religioso. Como no sé una palabra de árabe no sé lo que decían… pero no hay que ser muy listo para adivinarlo. Jamás hubiera imaginado tal despliegue de medios. Ojo al dato.

Otro 20 % de cadenas con “pastores y predicadores”  de toda clase y condición anunciando el fin del mundo o la nueva reencarnación del mesías. Católicos, judíos, mormones, ortodoxos, budistas,…   Me he quedado perplejo ante esta saturación religiosa.   Yo creía que el mundo había superado esta etapa…

Y para terminar, el resto de canales con tiradores de cartas, subastas de todo tipo, tiendas y concursos.

Como puedes deducir estos canales no sólo se ven en Budapest… sino en toda Europa, este y oeste, Oriente Medio y norte  y centro de África.

Sólo me queda decirte que me trague una película de Spiderman en armenio.  Es lo único potable que encontré para pasar el rato.  Sin palabras.

spideerman

Sobre Figueras Joan

Economista y empresario. Nací en 1957 en Barcelona. En 2015 decido dar la vuelta al mundo en una autocaravana y desarrollo este proyecto montando una productora para contar mis experiencias durante los 7 años que durará este viaje. Me gusta mucho viajar, leer, escribir, la música, el cine, la naturaleza, el arte, el buen comer... en fin, todo lo bueno que te puede dar la vida... y de paso ayudar a los demás si las cosas salen bien. Casi siempre estoy de buen humor y positivo.
Translate »